Paul Beatriz Preciado, filòsof espanyol, en el seu llibre “Queer: historia de una palabra” assenyala que: “desde su aparición en el siglo XVIII en lengua inglesa, queer servía para referirse al tramposo, al ladrón, al borracho y a la oveja negra, pero también a todo aquel que no pudiera ser inmediatamente reconocido como hombre o mujer”. Era una manera de qualificar els homes efeminats i les dones masculines.
En la societat victoriana (regnat de Victòria I al Regne Unit entre 1837 – 1901), on es defensava “el valor de l’heterosexualitat”, afegeix Preciado, queer era la paraula usada per nomenar aquelles persones que escapaven del que heterosexual. Eren queer el marieta, la lesbiana i el travesti.
No obstant això, en menys de dos segles, la paraula va canviar radicalment d’ús. “A mediados de los ochenta, empujados por la crisis del Sida, un conjunto de microgrupos decidió apropiarse de la injuria queer para hacer de ella un lugar de acción política”, afirma. “Así, ya no era ‘el señorito heterosexual” el que cridava a l’altre “marieta” sinó que ara el marica, la lesbiana i la persona trans* s’autodenominaven queer. La paraula va deixar de ser un instrument de repressió social per esdevenir un revolucionari.